Recomendaciones en lienzos, cuadros y arte

viernes, 9 de junio de 2017

Curiosidades sobre el cuadro de Las Meninas de Diego Velázquez

Diego Velázquez es, sin duda, el pintor que mejor representa la pintura barroca española. Su obra pictórica se caracteriza por la búsqueda de la profundidad, el dominio de las líneas esfumadas, y el estudio de la luz y la composición. Sus obras incluyen pinturas de personajes populares y algunos cuadros mitológicos y religiosos, pero gran parte de la misma, como causa de haber sido pintor de cámara en la corte de Felipe IV, está formada por retratos y pinturas de la familia real, como es el caso de uno de sus más famosos óleos sobre lienzo, Las Meninas.


El cuadro de Las Meninas (también conocido como La familia de Felipe IV) marcó el inicio del dispositivo simbólico que hoy en día se conoce por el nombre de Modernidad. Pero Las Meninas no es únicamente una pintura que surgió de la mano de un genio, sino una creación que ha dado lugar a multitud de interpretaciones. Este óleo sobre lienzo es, en nuestra opinión, una de las más perfectas trampas para la visión (o trampantojo) de la historia.

Un rasgo interesante de Las Meninas es que se trata del cuadro más grande pintado por Velázquez, confeccionado con tres grandes tiras de lienzo tiene unas dimensiones de 318 cm x 276 cm.

Diversos estudios realizados entorno a la obra señalan que el momento fotográfico que recoge el cuadro corresponde a un instante de la vida de palacio situado entre el 6 y el 8 de octubre de 1656, y a una hora de la mañana que estaría entre las doce y media y las dos. Para llegar a esta conclusión se tuvo que estudiar la situación de la habitación que aparece en la pintura, una habitación que formaba parte del desaparecido alcázar de Madrid, asolado por un incendio en 1734, y cuyas dimensiones han podido ser determinadas gracias a que dos de los cuadros que aparecen en la pintura al fondo de la habitación han podido ser claramente identificados. También ayudó a determinar que el mes de la instantánea se trataba de octubre, el hecho de que era durante ese mes cuando se ponían las arpilleras en el suelo.

Es sabido que Velázquez y Felipe IV mantuvieron durante más de treinta años una amistad muy grande, fomentada por la afición del Rey a la pintura, de hecho él también pintaba. Se comenta que fue Felipe IV el que propició la creación de esta obra de arte al retar al pintor a que demostrase que realmente se trataba de un artista y no un artesano, pintando lo que él mismo estaba viendo. Por eso Velázquez, en Las Meninas, representa lo que el propio rey estaba viendo durante un instante en que el pintor se encontraba retratándole, y para dejar constancia de este hecho, el Rey aparece reflejado en un espejo.

Otra curiosidad de la pintura es la circunstancia de que Velázquez aparece con la Cruz de Santiago en el pecho, diciendo la leyenda que fue el propio Rey el que se la pintó posteriormente, ya que en ese momento el pintor sevillano no era todavía caballero de Santiago.

El espejo que aparece en el fondo de la habitación también encierra algún misterio que otro. En él aparecen representados el Rey y la Reina Mariana de Austria. No obstante, en las radiografías que se han hecho al cuadro sólo aparece la imagen del Rey. De hecho, en una copia de Las Meninas de tan sólo un metro cuadrado que se conserva en el palacio campestre de Kingston Lacy, en Dorset, Inglaterra, y que perteneció a Jovellanos, sólo se intuye la figura del Rey y, además, Velázquez no luce la cruz de Santiago en el pecho estando el techo a una altura más baja.

Otro dato curioso es que la línea invisible que une las cabezas de las figuras que aparecen en el lienzo conforma el signo astrológico de Capricornio. Esto hizo pensar que el cuadro estaba dedicado a la reina doña Mariana de Austria, nacida el 23 de diciembre de 1634, hasta que se descubrió que probablemente la imagen de ésta fue añadida con posterioridad.

Otro hecho remarcable es la circunstancia de que en el cuadro aparecen el Rey, la Reina y la infanta Margarita, es decir, todos los miembros de la familia real con excepción de la infanta María Teresa. La Reina Mariana de Austria era sobrina del Rey (hija de su hermana) y éste se casó con ella en segundas nupcias, naciendo de esta unión la infanta Margarita. La infanta María Teresa era, por lo tanto, hijastra de la Reina y ambas competían por hacerse con la sucesión al trono. Posteriormente la infanta María Teresa se convertiría en reina de Francia tras casarse con Luis XIV (primo hermano de su padre).

Otro detalle que llama la atención en Las Meninas es el hecho de que las cabezas de Velázquez, la menina (doncella) María Agustina Sarmiento de Sotomayor, la infanta Margarita, la menina Isabel de Velasco, y José Nieto Velázquez (el personaje que aparece al fondo del cuadro y que era el aposentador de la reina y jefe de tapicería de palacio), componen la constelación Corona Borealis, cuya tercera estrella, contada de izquierda a derecha, curiosamente se conoce como Alphecca o Margarita Coronae (la perla de la corona).

En el cuadro aparecen un total de once personajes, contando al propio Velázquez. Entre los que no hemos mencionado se encuentra doña Marcela de Ulloa y un desconocido guardadamas. Tampoco debemos olvidar a los dos enanos que aparecen en el lienzo, por un lado está el más conocido, Nicolasillo Pertusato, que aparece jugando con un perro y que llegó a ser ayuda de cámara del Rey Carlos II, y, por otro, la enana hidrocéfala de la que casi nunca se habla y conocida por Mari Bárbola, de origen alemán y muy amiga de las infantas y del propio Velázquez.

Por último, sólo queremos remarcar que el cuadro de Las Meninas constituye una inagotable fuente de sensaciones para todos aquellos que quieran disfrutar de él en el Museo del Prado. Son muchos los que señalan que, después de contemplarlo durante cierto tiempo, les cuesta mucho volver a la realidad y darse cuenta de que se encuentra en una sala del museo en lugar de en una habitación del antiguo alcázar de Madrid en pleno siglo XVII.

Artículos relacionados:
Las Meninas de Velázquez en 3D.
Velázquez, esculturas para el Alcázar.
Las Meninas de Manolo Valdés.

0 comentarios:

Otras opciones en cuadros y lienzos