Recomendaciones en lienzos, cuadros y arte

jueves, 8 de diciembre de 2011

La pintura "La última cena" de Leonardo da Vinci en alta definición

Mucha gente desconoce que es posible disfrutar de una fotografía en alta definición del fresco La última cena de Leonardo da Vinci. Esta obra de arte del famoso pintor renacentista italiano volvió a ser expuesta en 1999 después de veintiun años de restauración, sin embargo, son poquísimos los que han podido contemplar el fresco, que se pintó en la pared del refectorio de la Iglesia de Santa María de las Gracias en Milán.

La última cena de Leonardo da Vinci en cuadros, pinturas y lienzos
No obstante, La última cena de Leonardo da Vinci no puede ser considerada un fresco. El pintor italiano nunca dominó esta técnica del pincel, por lo cual empleó una base de arcilla y un aglutinante, elaborado con óleo y barniz, que le permitió corregir la pintura y lograr una riqueza de color y una precisión en el detalle similar a la de un cuadro al óleo. Por este hecho, el desgaste de la pintura es bastante mayor que en el caso de un fresco. En La última cena, el deterioro comenzó a los pocos meses de terminada la obra, ya que por debajo de aquella iglesía pasaba un río que humedeció la pared sobre la que la había pintado, lo que provocó una rápida pérdida de color y la presencia de pequeñas grietas. Todo esto ha dificultado sobremanera la restauración del fresco en seco, que ha sido restaurado siete veces usando diferentes técnicas y siempre tratando de fijar el color. El resultado ha sido una pintura con un color muy obscurecido.

La razón de que la obra no haya podido ser ampliamente visitada, es el hecho de que la sala donde se encuentra la pintura es muy angosta y no permite que entren más de 20 personas a la vez, por los que hay que reservar con meses de antelación para poder ver la pintura y sólo pueden disfrutar de La última cena unas 300.000 personas al año. Además, los visitantes no pueden acercarse a menos de dos metros de la famosa pintura. Este hecho llevó a la casa editorial De Agostini y a la sociedad Hal9000, contando con el patrocinio del Ministerio de Bienes Culturales de Italia, a colgar la obra en Internet.

La calidad de la fotografía del Cenáculo es de 16.000 millones de pixels, lo que permite a los internautas gozar de hasta el más mínimo detalle de la pintura. Así, la posibilidad de estar tan cerca de la imagen permite apreciar detalles como un pequeño campanario, de menos de dos centímetros, que se ve desde la ventana detrás de la figura de Jesús. Si se presta un poco de atención se pueden observar los detalles del manto de Judas, el único en el que Leonardo da Vinci dibujó pequeños bordados dorados. La calidad de la fotografía también permite ver claramente los objetos presentes en la mesa, desde los vasos con el vino a algunos gajos de naranja en un plato frente a San Mateo.

Las dimensiones de la obra real son de una longitud de 460 centímetros y un ancho de 880 y fue pintada por Leonardo da Vinci entre los años 1494 y 1497 por encargo del duque milanes Ludovico Sforza. Como he dicho, no es un fresco tradicional, sino un mural ejecutado al temple y óleo sobre dos capas de preparación de yeso.

0 comentarios:

Otras opciones en cuadros y lienzos